La limpieza del coche antes de aplicar el vinilo pasa por ser un proceso indispensable si deseamos obtener buenos resultados. Se puede decir que gran parte del éxito de este proceso para porque esta limpieza se realice a conciencia. Pero, claro está, hay muchas formas de limpiar el coche que determinarán el éxito final de la operación. ¿Cuál es la más adecuada?

Cómo limpiar el coche antes de aplicar el vinilo

Ni el mejor profesional del vinilado podrá realizar correctamente el trabajo si la superficie del vehículo no está debidamente preparada. La suciedad no solo aparece a simple vista, hay otra que es inapreciable y que se encuentra escondida en juntas, remates o zonas de difícil acceso.

En caso de una suciedad extrema, con barro adherido o incluso manchas de combustible en la zona de llenado del depósito, es conveniente pasar primero por la limpieza con lanza a presión. En este caso, para retirar los restos más resistentes y que no pueden ser eliminados a mano. Pero el uso de la lanza no ha de hacerse sin cuidado, ya que es capaz de provocar ciertos daños si no es manejada con precaución. Nunca aplicaremos presión excesiva, cuidando que la temperatura tampoco sea demasiado elevada.

La mejor forma de preparar la carrocería para el proceso de colocación de vinilo es haciéndolo a mano. El mercado nos brinda el acceso a limpiadores que no son agresivos y que ayudan a la preparación de la superficie. Son detergentes de carácter neutro, que velan por el mantenimiento de la chapa y pintura.

Siempre hemos de seguir las indicaciones del fabricante en cuanto a su uso, disolviendo la cantidad precisa en agua y aplicando de manera preferente con una esponja. Siempre comenzar con las partes altas del vehículo, acabando en las bajas. Cuidaremos que no queden restos de jabón.

Para el secado podemos emplear 2 sistemas, o bien bayetas de microfibra o papel absorbente. Es recomendable comenzar con las bayetas, hemos de emplear varias, ya que no dejan pelusa y tienen una buena capacidad de retener el agua. Mucho cuidado con el uso de estas bayetas, ya que, si no hemos realizado bien la limpieza, absorberán suciedad que iremos repartiendo por toda la superficie. Cuántas más, mejor.

El uso de papel absorbente o de cocina es ideal para retirar el agua de aquellas zonas de acceso más complejo, como juntas. Cabe recordar que el agua tiende a buscar zonas de escape, por lo que hemos de ser muy cuidadosos. Con el uso del papel absorbente cabe resaltar que elegiremos aquel que no deje restos de fibras.

El secado del vehículo

Es el siguiente proceso que determinará el éxito del vinilado. El vinilo es enemigo del polvo y del agua, por lo que no tiene sentido que limpiemos el vehículo a conciencia e iniciemos el proceso varios días más tarde sin que este se encuentre protegido. Son procesos que deben ir parejos, solo así se garantiza una correcta colocación de las láminas de vinilo.

La superficie ha de encontrarse a una temperatura óptima, ni demasiado fría, que hará que el vinilo no se adhiera bien, ni demasiado caliente, que hará que este elemento se estire más de la cuenta. Pero esto lo veremos en entregas posteriores.

Para limpiar el coche antes de vinilar hemos de ser concienzudos, no teniendo prisa ni realizando el proceso con los elementos equivocados. Una buena esponja, varias bayetas de microfibra, papel absorbente y un buen preparador de superficies serán las herramientas que determinarán el éxito posterior del vinilado.

Sobre el autor: Max Digital

Max Guerrero, es trainer de 3M en vinilos de wrapping, PPF, decoración, láminas de control solar y de tintado de lunas de coches. Trabaja como profesional en el sector desde hace más de 20 años. Su pasión e inquietud por todos los materiales lo llevó a que una de las mejores empresas del mundo, como es 3M, confíe en él cómo instructor.